ESE VERDE COMPAÑERO DE PISO

LAS PROVINCIAS – 04/06/2017

blog-060617
Las Provincias – 04/06/2017

Las plantas embellecen cualquier hogar, pero su aportación va más allá de lo ornamental. Purifican el aire, generan relax y piden muy poco a cambio. Tan sólo que cuides factores como la luz, la temperatura o la ventilación

Las plantas son casi imprescindibles en el exterior de las casas, pero también encuentran una excelente acogida en la decoración de interior, donde su influencia se extiende más allá de lo ornamental. Además de ser bonitas, generan un ambiente relajante y contribuyen a purificar el aire de manera natural. Se trata, en definitiva, de un elemento muy recurrente y decorativo para los hogares. Si tienes un espacio donde no sabes qué poner, puedes optar por una nueva amiga que dé un plus de alegría a la estancia. Cada planta es única y, además de alegrar la vista, representa todo un placer para el olfato.

ima1-060617
ATRACCIÓN Unas pinceladas verdes dirán a tus invitados dónde deben mirar
ima2-060617
Un jarrón transparente acentúa el efecto cromático

Decorar con elementos naturales reportará asimismo beneficios para nosotros. El dónde acaba siendo lo de menos. Podemos colocarlas en cualquier sitio, aunque siempre hay recomendaciones interesantes. Las de hojas grandes, mejor situarlas en el suelo, en un rincón amplio y espacioso, para no crear sensación de agobio. Frente a éstas, las de tamaño más reducido podemos ponerlas encima de alguna mesa o mueble al que pretendamos conferir protagonismo: junto a la ventana, sobre una cajonera…, busca un rincón luminoso para ponerlas en el salón. Y valora el efecto cromático, mezclando plantas de hojas verdes con toques rojos, violetas o amarillos, de modo que acabarás disfrutando de tanto color como si tuvieras flores.

ima8-060617
Las plantas de hojas grandes, mejor en el suelo

Hay muchos enclaves ideales, como la mesa de comedor, un rincón de lectura o la ventana del dormitorio o la cocina. También puedes usarlas para dividir dos ambientes de una estancia o colgarlas a modo de liana sobre la librería. Las plantas y flores de interior atrapan la frescura del jardín y transmiten vida y alegría. Si quieres que su introducción en los ambientes sea un éxito, debes elegir la especie apropiada para el espacio donde la situarás y dejarte llevar por los sentimientos que despierte en ti: limpieza, olor a campo, exotismo, romanticismo, niñez…

ima7-060617
NUNCA ES MUCHO La naturaleza no sólo aporta vitalidad; también elegancia
ima6-060617
Una ventana les garantizará la luz necesaria para su desarrollo

Opta por plantas fáciles de cuidar y sobre todo no olvides que son seres vivos. Infórmate acerca de sus necesidades, supervisa factores esenciales como la luz o la temperatura y no olvides que será clave el lugar donde las coloques. Si hay radiadores cerca o corrientes de aire, lo uno y lo otro influirá en su desarrollo. Y ten muy en cuenta el tamaño, de modo que se adapten al hueco que has elegido para ellas.

Otra buena opción decorativa es la flor cortada. Aporta color e impacto visual, un toque romántico, pero no sólo eso. También eleva la temperatura de las estancias frías y minimalistas, imprime vitalidad a las habitaciones neutras, recrea una atmósfera campestre… La única pega es su condición efímera, aunque siempre tenemos a mano la posibilidad de confeccionar ramilletes de flores secas.

ima4-060617
Cada planta tiene sus singularidades y será importante que aciertes en la elección
ima5-060617
El recipiente es clave por razones estéticas y para proteger el mueble
ima3-060617
El mejor aliado para dar protagonismo a un punto de la casa

El recipiente resulta muy importante por un doble motivo. El primero es de carácter decorativo, ya que resalta los tonos y formas de nuestras plantas; el segundo, práctico al permitir la ventilación de las raíces y evitar que se filtre la humedad, lo que dejaría cerco en los muebles.

Mezclar flores doradas, lilas y azules genera un efecto delicioso

Una sugerencia: ¿Has probado a mezclar flores moradas, lilas y azules? El resultado es espectacular. Son tonos sofisticados, poco frecuentes, pero derrochan glamour y atraen la atención. Si además colocas las flores en un jarrón transparente, el verde de los tallos se sumará al mix cromático. Luego están los beneficios que aportan. Aquí tienes un resumen de las razones por las que plantas y flores equivalen a belleza y salud:

1 DECORAN. Son las perfectas acompañantes de nuestros muebles de diseño, capaces de realzar cualquier rincón, tanto por su color en primavera como por su energía durante el resto del año.

2 OXIGENAN. Aunque por la noche no hagan la fotosíntesis y consuman oxígeno expulsando dióxido de carbono, la labor que realizan a lo largo del día compensa este inconveniente y convierte el balance en positivo, ya que llenan de aire purificado el ambiente de la estancia.

3 RELAJAN. Su color (casi siempre dominado por el verde) y su belleza afectan de manera súper positiva al estado anímico de las personas que conviven junto a ellas. Provocan una agradable sensación de bienestar y armonía que nada tiene que envidiar a la de una sesión de yoga.

4 EQUILIBRAN. No sólo lo hacen con el ambiente, que purifican, sino también con la temperatura, atenuándola durante los meses de verano y desprendiendo calor en los más fríos. Todo ello sin olvidar el ruido, ya que actúan como pantalla frente a la contaminación acústica en los lugares más pequeños y cerrados.

5 HIDRATAN. Con su actividad diaria humidifican el aire, haciendo que nuestra piel adquiera un plus de hidratación que puede cifrarse hasta en un 5%.

6 ACTIVAN. Además de influir en la circulación del aire y la humedad del espacio, también aumentan el rendimiento, la eficiencia y la concentración de las personas, logrando que estén más activas. Son, por ello, candidatas perfectas para ocupar un espacio en los lugares de trabajo o estudio. Rodearse de plantas rebaja el estrés y genera optimismo.

7 PURIFICAN. Renuevan el aire y mejoran su calidad, al reducir la polución. Absorben gases nocivos y humo, además de atenuar la presencia de polvo.

Mª José Virosque Verdú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *