ZAPATERO, EL MUEBLE NECESARIO – LAS PROVINCIAS – 18/06/2017

untitled
Las Provincias – 18-06-2017

Con él llegó el orden. Suele pasar inadvertido en la decoración del hogar, pero presta un gran servicio para evitar que nuestro entorno sea un caos. Su versatilidad permite ubicarlo en cualquier sitio, aunque lo más apropiado es elegir rincones muertos

El cambio de estación condiciona nuestra forma de vestir, y eso también tiene una incidencia indirecta en el hogar. El entretiempo de la primavera quedó atrás, el verano no espera más y si algún rezagado no lo ha hecho todavía, urge cambiar la ropa de los armarios, esconder las mangas largas y los tejidos gruesos hasta perderlos de vista para ocupar su lugar con las prendas más frescas. Este cambio de temporada también afecta al mundo del calzado. Entre los que puedas comprar y los que ya tenías del año anterior, corres el riesgo de enfrentarte a una estupenda montaña de zapatos. Por eso, hoy quiero mostraros cómo los muebles zapateros nos permiten un almacenamiento ordenado de los mismos, al margen de su valor decorativo.

imagen_koske_190617_1
Abierto es un zapatero; cerrado, una cómoda
imagen_koske_190617_3
No siempre te apetecerá esconder el calzado, pero el orden es innegociable
imagen_koske_190617_4
Todo bien ordenado!!!!!!!

Es habitual que no concedamos demasiada importancia al zapatero, sin caer en la cuenta de que estamos ante un mueble imprescindible para evitar el caos que supondría ir tropezando con calzado por toda la casa, situaciones poco agradables tanto desde el punto de vista estético como higiénico. Sobresale además por su funcionalidad y la capacidad para facilitarnos la vida, lo que lo convierte en necesario en cualquier hogar donde impere un mínimo de orden.

A la hora de elegir nuestro mueble zapatero debemos pensar en que cumpla el cometido para el que fue diseñado, así como el lugar donde vamos a ponerlo –recibidor, pasillo, dormitorio, vestidor…–, lo que ayudará a integrarlo en la decoración. Un buen consejo es emplazarlo en rincones muertos para no ocupar zonas de paso y sacar partido a los espacios que no utilizamos. Su escasa profundidad permite asignarle casi cualquier sitio. El zapatero a menudo se disfraza de mesita auxiliar de pasillo, cómoda de dormitorio o mueble de recibidor, despistando de este modo a quienes lo ven y haciéndoles creer que su función es distinta a la de albergar una buena cantidad de pares de zapatos.

imagen_koske_190617_2
MATERIALES Los tenemos de muchos tipos, de la madera al plástico pasando por los tableros de aglomerado
imagen_koske_190617_5
Las posibilidades decorativas son infinitas. Este diseño incorpora espejo

Actualmente podemos encontrar muebles realizados con infinidad de materiales, desde la madera hasta el plástico, sin obviar todo tipo de tableros de aglomerado. Lo fundamental es encontrar aquel que encaje en nuestras necesidades de espacio y la decoración de la casa.

Mª José Virosque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *