LA LUZ, ESE DECORADOR INVISIBLE- LAS PROVINCIAS 20-05-2018

Las Provincias
Las Provincias 20-05-2018

Cada estancia precisa un tipo concreto de iluminación que potencie los usos que queremos darle. General, directa, indirecta, decorativa. Elige una o combínalas en busca del resultado óptimo.

Las Provincias 20-05-2018

La luz , ese decorador invisible… La iluminación es una herramienta decorativa de primer orden. La tenemos de distintos tipos: general (alumbra toda una estancia), directa (va dirigida a un punto concreto), indirecta (no es la principal fuente de luz), decorativa (su única función es generar ambiente)… De nuestra elección dependerá la personalidad de la vivienda. Aquí tienes unos consejos.

La luz, ese decorador invisible

Luz en el salón y comedor
A DÚO: Las luces directas e indirectas son complementarias.

El salón. Necesitaremos una luz en el techo que ilumine toda la estancia, neutra, potente pero no agresiva. Podemos empotrar focos o usar lámparas de techo con led. Al margen, habilitaremos puntos de luz cálida –una lámpara de pie o una de mesa junto al sofá– para generar ambientes relajados.

El comedor. Colocaremos una iluminación de techo justo encima de la mesa, neutra y no demasiado alta, que aporte visibilidad. Si la mesa es redonda, una central bastará. Si es alargada, mejor coloca varios puntos a lo largo de ella.

Luz en cocina
AL DETALLE: La encimera de la cocina requiere luz específica
Luz ambiente
AMBIENTACIÓN: Farolillos o velas contribuyen a generar un ambiente cálido

La cocina. En lugar de poner una luz general en el centro de la estancia, mejor habilitaremos diversos puntos para evitar sombras. Son muy habituales los plafones o focos empotrados con bombillas led. A ello añadiremos luces directas sobre encimeras o fogones para facilitar el trabajo. Y si hay una mesa haremos como con el comedor, con luces directas desde el techo.

luz dormitorio
AL DETALLE: Luz específica para las mesitas de noche

El dormitorio. Juega con distintos tipos de luces. En el techo pon una lámpara central que ilumine la estancia de forma general, sobre todo si es habitación infantil. No obstante, la iluminación indirecta nos permite disponer de diferentes intensidades, potente de día y tenue de noche. Para reflejar un ambiente acogedor, la mejor opción es usar una luz cálida en las mesillas que invite al descanso pero permita leer. Si tenemos un espacio de armario o vestidor, es interesante colocar también puntos de luz neutra encima o focos direccionables que alumbren el interior. En zonas de trabajo o estudio colocaremos una luz específica –flexo– incidiendo sobre la mesa y otra fría o neutra para ganar visibilidad.

El baño. Coloca una luz que ilumine la estancia entera. Si es blanca o neutra dará sensación de modernidad y amplitud. Sin embargo, la indirecta tiene un fuerte poder decorativo y práctico.

Las zonas de paso. Resulta ideal la luz indirecta y neutra, ya que genera confort visual. En estos casos procede una iluminación perimetral en el techo y también los sensores de movimiento, de manera que las luces se enciendan y apaguen automáticamente.

Mª José Virosque

2 opiniones en “LA LUZ, ESE DECORADOR INVISIBLE- LAS PROVINCIAS 20-05-2018”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *